Un nuevo fallo judicial atenta contra el Fondo Especial del Tabaco

La Justicia Federal (juzgado radicado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), falló a favor de la Tabacalera Sarandí S.A. y la autorizó a quedar exenta de ser alcanzada por la Ley del Impuesto Mínimo, desoyendo incluso un fallo de la Corte Suprema de mayo de 2021.

Este fallo, sin duda alguna pone en riesgo la sustentabilidad del Fondo Especial del Tabaco, que se nutre con la recaudación tributaria. Por ello, desde diversos sectores del arco productivo del tabaco y la administración pública, surgieron voces en contra de esta medida.

En el fallo, el juez federal Enrique Lavie Pico, dictaminó la inconstitucionalidad del impuesto interno mínimo, que rige para la venta de cigarrillos. Esta medida habilitaría a toda la industria tabacalera a evitar el pago del mínimo de 151 pesos por atado de cigarrillos, situación que afectará fuertemente la recaudación nacional y provincial proveniente de los impuestos al tabaco como también los recursos del Fondo Especial del Tabaco (FET).

La sentencia, que puede ser apelada, va en contra de los dictados de la propia Corte Suprema, que el año pasado revocó una medida cautelar que beneficiaba a Tabacalera Sarandí, obligándola así a pagar un impuesto que no pagaba desde 2016. Anteriormente, la empresa bonaerense creció amparada por fallos que la eximían del llamado impuesto interno mínimo a los cigarrillos, lo que le permitió vender muy por debajo de los precios de sus competidores y pasar así de tener el 5% del mercado a alcanzar más de un cuarto de participación en las ventas: un 30% de participación sobre el mercado. Sin duda, ese proceso fue en detrimento de los productores tabacaleros.

Tabacalera Sarandí creció eximida del llamado impuesto interno mínimo a los cigarrillos, vendió muy por debajo de los precios de sus competidores y pasó de tener el 5% del mercado al 30%

Tabacalera Sarandí, que tiene un “joint venture” (asociación estratégica temporal de corto, mediano o largo plazo entre empresas) con la británica Imperial Brands, con quien produce y comercializa en la Argentina las marcas de cigarrillos Red Point, West y Nevada, entre otras, marcas que el mercado llama segmento de precios ultra bajos. Red Point es su marca fuerte, con la que ganó una participación en el mercado; hoy en día la posiciona con el 20% de la cuota o segmento, superando a British American Tobacco (BAT) y solo debajo de Philip Morris – Massalin Particulares.

La empresa (Sarandí), estableció una telaraña de recursos judiciales para evitar el impuesto que  afectó la recaudación del Estado nacional por 1.650 millones de dólares en los últimos siete años y que, en 2022 se estima, la pérdida de recursos alcanzaría los 580 millones de dólares.

Repercusiones en Tucumán

Luis Bravo, presidente de la Asociación de Productores Tabacaleros de Tucumán en una entrevista con este portal, manifestó su preocupación por el fallo en los siguientes términos: “Todos los productores tucumanos y los de las siete provincias productoras de tabaco, vemos con mucho desagrado la medida. Es de muy mal gusto ver cercenados, digamos, los derechos que teníamos”.

«En el año 2005 se firmó justamente este impuesto mínimo como para desalentar el consumo del tabaco. fue una batalla muy dura contra la Organización Mundial de la Salud, porque querían la erradicación del Fondo Especial del Tabaco. Básicamente contra el mismo cultivo de tabaco en sí. Resultado de esta lucha, salió este impuesto mínimo, impuesto que no es únicamente del FET para los productores, que participan en un 7,5% únicamente. Todos lo demás impuestos, son para el Ejecutivo Nacional, son fondos coparticipables a todos los municipios de las provincias tabacaleras y también son fondos son coparticipables al fondo de la ANSES. Es evidente que es muy grande la cadena que se verá afectada con este fallo.»

“Nos queda a los productores, seguir en la pelea, confiar en nuestros diputados nacionales y presentar un jury para que todas las empresas participen de ese impuesto mínimo”

Luis Bravo

Bravo, agregó con preocupación que “se sienta un mal precedente con esta medida que afecta y mucho al gobierno, en la falta de ingresos” y remarcó con énfasis el hecho de la participación de estos fondos en municipios de provincias donde este dinero va a obras de salud por ejemplo “vuelvo a repetir que son fondos que se distribuyen e incluso va para la salud en las provincias tabacaleras, en los municipios y como dije hace un momento para la ANSES”.

La posición empresarial

Las empresas tabacaleras argentinas se sumaron a la discusión sobre el precio de los cigarrillos, que se inició hace un mes en la Cámara de Diputados de la Nación, donde los productores tabacaleros denunciaron que la evasión impositiva (por parte de las empresas), pone en riesgo el financiamiento del Fondo Especial del Tabaco (FET).

Las firmas argentinas aseguraron que no son evasoras de impuestos, que están a favor del fortalecimiento del Fondo Especial del Tabaco (FET) y que es necesario modificar la aplicación de la ley de impuesto interno que tributan los cigarrillos para que las tabacaleras nacionales puedan ofrecer un producto local a precio popular y que las multinacionales ubiquen sus marcas para los bolsillos de fumadores premium.

Todos estos planteos fueron explicados por el presidente de Cámara Nacional de Empresas Tabacaleras (Canet), Omar Negri, en donde declaró que “no es cierto que las empresas nacionales seamos evasoras de impuestos. Nosotros tributamos todo lo que nos exige la ley y tampoco es cierto que nosotros estemos atentando contra el FET; por el contrario, sabemos la importancia de ese fondo para los productores de ese cultivo y cumplimos religiosamente con todas las normativas”.

Según Negri, “se pretende de modo engañoso hacer creer que las pequeñas empresas tabacaleras no queremos tributar y eso es mentira, ya que en el último mes lo hicimos por más de 500 millones de pesos en impuestos internos, de los cuales 400 millones corresponden a las dos empresas santafesinas. También desde los monopolios extranjeros se montó una campaña de que las empresas tabacaleras argentinas no pagamos el FET, que es totalmente falso”. Negri -que también es presidente de la tabacalera salteña Tabes- dijo que ninguna de las empresas que forman parte de Canet evaden impuestos.

Sin embargo, ninguna de estas compañías, entre las que se encuentra Tabes, pagó el impuesto mínimo obligatorio desde ese entonces. Para profundizar el conflicto, desde principios de 2022 Tabes, Bronway y otras empresas evasoras fueron solicitando a jueces nuevas cautelares para continuar eludiendo los impuestos reglamentarios.

Compartimos el fallo del JUZGADO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO FEDERAL 6 para descargar y visualizar en formato PDF.